Cartagena Negra

Cartagena Negra

sábado, 2 de julio de 2016

PÁJAROS QUEMADOS - JUAN BAS

Asfalto y polvo

          Dice Fernando Marías de esta novela que es como si Tarantino y Valle-Inclán se hubieran aliado para recorrer nuestra España, y no le falta razón al afirmarlo, porque Juan Bas le ha dado a la historia un tono ácido que encajaría muy bien con cualquiera de las dos personalidades, buenas dosis de sangre y dureza por el lado del cineasta, y un sobrado homenaje al ambiente del esperpento en muchas de sus escenas.

          Ya los dos personajes más o menos centrales, los Pájaros, a saber, El Guapo y Don Calores, parecen heredar la voluntad disonante de un Max Estrella y un Latino de Hispalis tamizados por el lumpen del siglo XXI. Pero es que todas las criaturas que pululan por estas páginas, o quizá sería más adecuado decir por estas carreteras, tienen en común haber sido marcadas en algún momento con el hierro al rojo de la derrota y el abandono.

          Con una estructura capitular de frenética velocidad, el bilbaíno Juan Bas nos va presentando a estos dos matones dignos que arrastran sus correspondientes equipajes de manías pasadas y presentes, pero también a una galería de derrotados que emprenden su camino buscando un resquicio nuevo para volver a empezar, para huir o ejecutar una venganza. Así encontramos a una política a quien parece que el partido el da la espalda cuando la van a imputar por corrupta, a una directora bancaria arrepentida por haber vendido preferentes y que añora a su hijo desparecido, a una familia árabe cruzando el país camino de Marruecos mientras sus miembros no comulgan con la extrema religiosidad del patriarca, o a otra familia española dispuesta a pasar unas vacaciones playeras sea como fuere, a un cura arrinconado por sus pecados carnales y a una puta por necesidad que se merece una segunda oportunidad.
 
          Y cómo no, hay gitanos de lengua tan fácil como el gatillo, un hostelero venido a menos, algún tiro que otro, persecuciones automovilísticas, sexo del bueno, o del otro, del que no arroja compromisos, sombras de póker que van y vienen, salidas del trullo, coincidencias asfálticas… Un combinado que Juan Bas sabe muy bien cómo ir administrando para que el lector no recupere el aliento hasta el final demoledor.

Antonio Parra Sanz

Pájaros quemados. Juan Bas.

Alrevés. Barcelona 2015. 205 págs. 16 euros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario