Cartagena Negra

Cartagena Negra

domingo, 27 de marzo de 2016

MALDITA VERDAD - EMPAR FERNÁNDEZ

MALDITA VERDAD

«El dolor busca siempre la causa de las cosas, mientras que el bienestarse inclina a estar quieto y a no volver la mirada atrás» Stefan Zweig (1881 -1942).

          Maldita verdad no es una novela negra al uso. No hay asesinatos truculentos, no hay policías investigando, no hay detectives..., bueno hay uno, que aún no está titulado y es de muy bajo coste. Yo diría que es novela psicológica, muy psicológica. Con algo totalmente claro: al cerrar el libro tenemos un mal sabor de boca asegurado, el alma dolorida y un montón de cuestiones pendientes. ¿Conocemos realmente a nuestros hijos, sobre todo a los adolescentes? ¿Sabemos de sus vidas más allá de la puerta de casa? ¿Qué es más dura: la verdad o la mentira? ¿Es bueno conocer siempre la verdad?

          Empar Fernández derrocha una prosa brillante y directa para dibujar con una precisión milimétrica a los personajes que desfilan por la historia; tanto principales como secundarios –algún secundario bastante inquietante-.

          Desde su divorcio, hace ya varios años, Olga Bernabé convive con su hijo Daniel, que se ha convertido en un desconocido de 17 años con el que apenas cruza alguna palabra. Una noche de finales de septiembre, Olga regresa a casa a medianoche, agotada tras una larguísima jornada en el hospital en el que trabaja y sintiéndose más sola que nunca. Comprueba que Daniel no ha cenado y que está acostado en su habitación con los auriculares puestos. Decide no despertarlo, pero lo que descubrirá al día siguiente la impulsará a conocer la auténtica vida de su hijo. De la mano de Raúl Forcano, un investigador en ciernes, retrocederemos en la vida de los protagonistas, hasta llegar a un suceso que quizás sea mejor seguir ignorando. Conocer la verdad resultará para los implicados una verdadera maldición.
 
          A lo largo de la investigación que lleva a cabo Raúl observamos que las redes sociales juegan un papel fundamental en toda la trama, Facebook sobre todo, ya que la difusión de acosos y difamaciones se puede perpetrar con bastante impunidad. Los miedos, las medias verdades, las apariencias juegan un importante rol en toda la historia. Historia que se debería leer sí o sí para dejar al descubierto cuan alejados estamos los unos de los otros y, sobre todo, de nuestros hijos. No es una novela sobre el acoso escolar... pero está presente. Tirando de ese hilo, Raúl Forcano se va implicando cada vez más en el caso, al tomárselo como un desafío personal ahondando en sus averiguaciones hasta que llega a la “maldita verdad”.

          Es la primera novela que leo de Empar Fernández pero no será la última. Cuatro partes y veintiocho capítulos que desfilan con interés y con rabia en muchos momentos, pero cuya lectura es muy recomendable.

Francisco Marín

Maldita verdad. Empar Fernández.

Ed. Versátil 2016. 276 pág. 18,00 euros.



No hay comentarios:

Publicar un comentario