Cartagena Negra

Cartagena Negra

jueves, 17 de septiembre de 2015

LA VÍCTIMA - CARLOS BASSAS DEL REY


1 comentario:

  1. Este relato dice muchas cosas para dejar en la ambigüedad otras. El maltrato físico o psíquico requiere de una relación estable o continua entre el sujeto activo y el que sufre. Por eso entendí que podía ser irrelevante el lugar del crimen. Tampoco han faltado razones prácticas. A falta de ser un ‘director’ ni siquiera conocido, ningún alcalde me iba a prestar parte de una vía pública para poner un fiambre cosido a balazos. Por lo demás tal ilustración iba a ser demasiado obvia como para privar al lector-espectador de la intriga, por ejemplo, del sexo del cadáver que aunque las probabilidades sean pocas –creo- bien pudiera ser una mujer. Ello me condujo a llevar la acción precisamente al lugar de convivencia por antonomasia y más cómodo para mí ‘experimento’ narrativo: una casa. Pero no acababan ahí las dificultades: me faltaban dos figurantes. Uno era obvio: el fiambre. Y otro que quería añadir yo de mi cosecha. El primero lo solucioné obligado totalmente con una presencia ‘policial’ (como a la postre quise hacerlo con la otra figura). Ahí estaba/estuvo la víctima muerto/a a causa de toda la suerte de heridas que Carlos Bassas quiso. Y la víctima-verdugo le miró/miraba de la misma forma –creo- descrita por el autor. Aún más, quise añadir, desde el desprecio de estar esposado aun a falta de esa otra presencia policial manifiesta que lo asiera para llevárselo, porque las víctimas siguen siéndolo incluso frente o ante el sistema.

    ResponderEliminar