Cartagena Negra

Cartagena Negra

domingo, 2 de agosto de 2015

LA CIUDAD DE LA MEMORIA - SANTIAGO ÁLVAREZ

EL MUNDO DE MEJÍAS

          Hay narradores osados, a veces demasiado, que se lanzan al ruedo de la novela negra como niños traviesos, sin reparar ni en los riesgos ni en las consecuencias, y luego se encuentran perdidos en una selva que suele propinar algún que otro golpe bajo. Luego están los autores pacientes, los que antes de salir a pisar los adoquines del misterio se han detenido a conocer bien el paño, a beberse todo lo bebible, a escuchar los vinilos más clásicos y a verse todo el cine de los cuarenta y los cincuenta. En este grupo hay que englobar, o casi hacer que lo lidere, a Santiago Álvarez, que acaba de regalarnos el primer caso de Mejías, un detective al que va a resultar muy difícil clasificar.

          Tiene la novela todo el sabor de esas películas antiguas, de ese Bogart que surgía entre columnas de humo, de esos ambientes turbios en los que podía aparecer el matón más tosco e incluso el villano más refinado. Pero todo ello está aquí, en Valencia, en una ciudad llena de sol pero sacudida por las habituales lacras de nuestro tiempo, conspiraciones, corruptelas, abusos inmobiliarios y grandes familias dominándolo todo. En este mundo se mueve Mejías, con una filosofía de vida difícil de tolerar, acostumbrado a sobrevivir en soledad, salvando la compañía de sus discos, sus vídeos VHS y sus buenas dosis de Laphroaig, con las que amenaza con esquilmar las existencias de media Escocia.

          ¿Quién podría hoy acercarse a un tipo así, a un tipo que además se enfunda, nada menos que en Valencia, una eterna gabardina con la que rendir homenaje al más señero de los detectives del celuloide? En la ficción siempre hay una mujer que encargue un caso, en la lectura nosotros nos alegramos de que eso ocurra, porque así podemos ver a Mejías en toda su salsa, con su socarronería, sus reglas, sus silencios, sus ternuras, su manera de dar la cara para que se la partan alguna que otra vez. En definitiva, para ver la creación de un autor que conoce los mimbres negros como si le hubieran destetado con ellos, y que los ha utilizado no sólo para recrearse en el género, sino también para que no olvidemos lo necesario que resulta ajustar cuentas con el pasado, sobre todo si se quiere seguir caminando hacia el futuro.
 
          Y como colofón, demostrando ese altísimo conocimiento, Santiago Álvarez nos regala el personaje de Berta Valero, joven becaria que se empeña en trabajar con Mejías y que es el contrapunto más que necesario para que este hijo mediterráneo de Marlowe sea capaz de poner los pies sobre el mundo actual, en lugar de pretender resolver los casos desde el siglo pasado. La trama salpica a grandes nombres de Valencia, que también se convierte en un personaje, porque, como debe ser, la ciudad tiene que ofrecer tanto su mejor cara como sus entrañas más sanguinolentas, para darle así a la novela el aire perfecto y que el lector del género pueda frotarse las manos no sólo con su lectura, sino pensando ya en lo que habrá de venir después. Mejías llega para quedarse.

Antonio Parra Sanz

La ciudad de la memoria; Santiago Álvarez

Almuzara, Córdoba 2015. 396 páginas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario